miércoles, 26 de mayo de 2010

...sólo por escribir, por escribirte a vos.


Siempre es de noche cuando te pienso, no sé, como que la luna me inspira, y entra en mi mente tu sonrisa, que dislumbra hasta el último de mis pensamientos. Y no importa cuántas estrellas hayan en medio de la oscuridad, no importa nada; al fin y al cabo siempre andás dentro mío.

Entonces entra la inspiración, y empiezo a escribir poemas y cartas, sin ningún futuro, sólo por escribir, por escribirte a vos; sin pensar siquiera en finales felices, sólo pensando en vos, allá donde estés.
Y no pienso, sólo me limito a sentir; como si este mundo fuese a terminar hoy; me aferro a la idea de esa libertad, que sólo mirarte me da...

No hay comentarios:

Publicar un comentario