jueves, 20 de mayo de 2010

¡Hoy amo, lo amo a usted y amo al mundo!


Me cansé de jugar de comunista a ratos, y de decir que todo lo odio. Es mentira, no odio, simplemente no concuerdo.

Hoy amé caminar por la u, entrar a la librería y pasar horas viendo libros que simplemente no iba a comprar.

Amo, amo, amo tanto que hoy siento que lo amo a usted, con toda y su estupidez, ¿Y qué? Si al fin y al cabo todos somos estúpidos a ratos.
Amo decir que amo lo que estudio, amo decir que amo tener un novio imaginario que sólo existe en Facebook además.

Amo el spam que generan mis amigas diciéndome que me odian y que me aman.
Amo no ser emo, amo no tomar, no fumar, amo odiar el fútbol.

Amo a Joaquín Sabina, amo odiar el reguetón y el metal.


Amo decir que amo a Mario Benedetti, amo decir que soy irremediablemente cursi.
Amo que me guste un hombre que vive lejos, amo caminar y pensar en qué tan tonto es eso.

Amo ser medio babosa a ratos, amo pelear, amo debatir.
Amo que me digan que no mezcle el corazón con la razón.
Amo la relatividad de las cosas.


Amo las marchas, amo decir que odio a los bochincheros.
Amo tanto la vida, que decido ver lo bueno, y tratar de omitir lo malo.

Amo la política, aunque todos la odien.
Amo creer que existe lo bueno.
Amo esperar a que algún día tendremos un buen gobierno.
Amo soñar con ser diputada, incluso amo que se rían de lo tonto que suena eso.
Amo las utopías, aunque no crea en ellas.

Amo odiar a los diputados y a sus desvergonzadas.
Amo no estar de acuerdo.
Amo la oposición, porque siempre será necesaria.
Amo la tensión.

Amo el Techo, y amo que digan que no sirve nada, porque quiere decir que nuestro trabajo se nota.
Amo las clases, y amo dormirme en Apreciación del Teatro.

Amo ir al Teatro, y amo querer entrevistar a los actores.
Amo que me esperen, e incluso amor odiar esperar.

Amo los días como hoy, aunque no sean productivos.
Amo comer, y hasta amo sentir que comí demasiado.
Amo ser una pola, que cree que ama a todo el mundo.

Amo detestarme a veces, porque indica que puedo ver mis errores.

Amo entrevvistar, y amor leer sobre leyes.
Amo saber que soy feliz.

Amo odiar a ratos la sociedad, amo inevitablemente pertencer a ella.

Amo el periodismo, aunque a veces odie a los periodistas; amo eso también.
Amo ser una estresada, amo ser una bombetas.


Amo leer, y amo pensar en la luna, las estrellas, y blablablá.
Incluso amo aún con el corazón roto, porque sé que es reconstruible.

Amo amar, y amo saber que también detestando se puede AMAR.

¡Hoy lo amo a usted, y amo al mundo!


Contraparte (al menos intento de) de la nota de Cecilia Cordero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario