martes, 2 de marzo de 2010

No se mata la verdad matando periodistas.

Tal vez no soy una excelente escritora, tal vez aún mis entrevistas no son las mejores, ni mi nivel de cultura el deseado pero sé para dónde voy, y aunque es un largo viaje el que me espera lo haré de todo corazón, porque el periodismo va más allá de una carrera universitaria, o de lo que la mayoría de las personas creen: "salir en Tv", va más allá de todo lo que se crea, implica enamorarse de la gente, de las noticias, del despertar cada mañana pensando que cada persona es un mundo de historias; no todo aquel que sale en tv es periodista y tampoco todos los que obtienen un título universitario en este ámbito, habemos periodistas innatos, que d euna u otra forma descubrimos en esto pasión vida! Es vivir cada día amando esto, que como alguien dijo una vez " es la labor más noble dentro de la sociedad"; aunque muchos ven sólo al periodista amarillista, que inventa notas para que al día siguiente su periódico sea el más vendido, pero ¿qué hay de aquellos que mueren día a día por llevar la verdad? No, nos cuesta ver tan noble labor.

Nos cuesta aceptar que la inocencia de aquel que dio su vida, que fue asesinado por hablar, merece la ampliación de nuestro utópico derecho a la libertad de prensa.

Con un mal sabor de boca me quedaré pensando en la vida de todos aquellos que murieron amando el periodismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario