martes, 2 de marzo de 2010

Algo más que simplemente una madre.


Y escribí una vez de mi papá, quien es mi superhéroe favorito. Y ahora escribo de ella: algo más que una madre. Mami; recibí acá una carta para vos... Dieciocho años han pasado ya desde aquel momento en el que estabas a punto de dar a luz. Me llevaste nueve meses en tu vientre; desde antes de que yo conociera lo que llamamos "mundo" vos ya estabas ahí; cuidándome; cuidándote por mi. Me imagino que no debió haber sido muy fácil andar a una bebé dentro de vos; pero lo hiciste y sé que cada día que pasaba me hablabas; no sé si yo te escuchaba pero estábamos unidas. Tu dulzura me acurrucó durante mi niñez; y gracias a vos fui una niña feliz. Peinabas mis rubios rizos, me hacías largas trenzas, me dabas vitaminas de los Picapiedra para que creciera sana y fuerte. Yo esperaba en aquellas épocas ansiosa que fueran las 4:15 pm porque sabía que era la hora en la que te vería de nuevo, regresando a casa después de una tarde de trabajo. El sonido de tus tacones se convirtió en la más dulce melodía para mis oídos. Tu femeneidad provocó en mi la mujer que soy hoy. Verte maquillando tus tersos labios de rojo, poniéndote la más fresca fragancia hacía que yo no quisiera dejar de observarte. Ejemplo de persona, elogio a la palabra "mujer" es lo que sos. Tal vez te preguntés ¿dónde está la bebé que lloraba cuando me marchaba a trabajar? Porque si yo fuese vos me lo preguntaría. Y aunque en mi no está la respuesta puedo jurarte que sos el ser humano que más admiro sobre la faz de la Tierra. Vos; con tanta fortaleza has provocado en mi los más tiernos sentimientos. Corazón de guerrera combinado con un cutis de diosa. Perdoname. Por cada pelea, por cada palabra hiriente que haya salido de mi boca. Gracias; porque sólo vos sabés controlar mis chichas en "esos días". Gracias porque sabés que un chocolate caliente une los pedazos de mi roto corazón. Gracias porque le das significado a la palabra "mamá". Gracias por soñar conmigo todas las noches; por tus besos a media mañana. Por tus regaños incluso; ¿qué haría sin ellos? Gracias por enseñarme a valorar las cosas que verdaderamente importan en la vida. Gracias aún por recordarme lo que vale una caricia. Por decirme que debería ser más amorosa, más cariñosa, más sencilla. Gracias porque sé que estás ahí cada segundo de mi vida. Has sabido ser mi amiga, mi compañera de aventuras, mi heroína. Tu dulce sonrisa suaviza hasta el peor de mis problemas. Creés en mi. Volás conmigo de la mano en mis sueños. A veces creo que soy tu retrato; sólo que yo no tengo la fortaleza de espíritu que tenés vos. Pero me alegra saber que algo tuyo hay en mí. Tu sangre corre por mis venas, tus pensamientos se sienten en los latidos de mi corazón. Y Yo? yo te amo mami, te amo con cada célula de mi cuerpo. Porque aunque suene trillado sos la mejor mamá que me pudo haber tocado. Y aunque a veces no logra comprenderte recuerdo cada sacrificio que has hecho por mí. Sé que para vos ha sido tremendamente difícil dejarme ir, soltarme poco a poco; pero vas bien. Y como vos misma me dirías: un día te irás de la casa, y yo me quedaré sola. No madre mía, jamás podría dejarte sola; sería como negarme a la felicidad, vos sos parte fundamental de mi vida. Sos una necesidad para mí, y yo te quiero. Y aunque un día abandonaré el nido que hiciste para mi jamás te dejaré a vos. Mi amiga, mi compañera, mi mamá. Gracias por hacer que "el ser mujer" valga la pena. Te amo :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario